martes, 24 de agosto de 2010

EL PASE



Gesto Técnico
Es la actitud y movimiento que adopta el cuerpo al entrar en contacto con el balón (estilo), de manera inteligente y consciente.

Secuencia Técnica
Es la utilización del balón a través de una serie de contactos con él, de dos o más superficies de contacto, de manera predeterminada, secuencial y en gradación.  Con esto deben haber dos acciones esenciales: la primera es la toma de decisiones, y la segunda es con cada contacto con el balón, saber hacia dónde lo tengo que dirigir (orden preestablecida).  Con lo anteriormente expuesto queda en evidencia que la secuencia técnica es el inicio del control orientado.


2. El Pase
      

--El pase es dar o entregar el balón al compañero en las mejores condiciones que el juego lo permita.  Algunas características del pase es que debe ser rápido, preciso, oportuno, veloz, al compañero.  El pase lo clasificaremos de acuerdo a la trayectoria, a la distancia, etc.

--El pase es el principio del juego colectivo y nos permite llegar al objetivo previsto en el menor tiempo posible.

--El pase es la explotación de la posesión al transferir el balón de un compañero a otro. Los pases pueden ser ofensivos o defensivos por naturaleza. Sin importar su propósito, los pases siempre son ejecutados con el deseo de mantener la posesión del balón.



--Saber golpear un balón no es suficiente para ejecutar un buen pase. Es necesario una visión espacial de los compañeros, los adversarios, el campo y la situación de juego. Es por esta razón que el entrenamiento se debe hacer en función de las factores reales del juego, procurando que el jugador tenga en cuenta estos aspectos a la hora de ejecutar un golpeo.
--La pierna activa es la que ejecuta el movimiento y contacta con el balón, mientras que la pierna pasiva es la pierna de apoyo, y su función es la de mantener el equilibrio en el momento de la acción.



--El fútbol es, por encima de todo, un juego de conjunto en el que el pase constituye la forma de enlazar las jugadas para conseguir la finalidad suprema, que es el gol. De ahí podemos deducir que difícilmente se logran buenas jugadas si los jugadores se pasan mal el balón. En el pase intervienen dos factores fundamentales: el toque en el golpeo del balón y la recepción del mismo. Hay varias maneras de golpear el balón para realizar un pase, según cual sea la zona del pie que contacta con el esférico.



--Según las estadísticas se ha podido comprobar que el interior del pie es la superficie más utilizada por los futbolistas, seguida del empeine, la parte externa y la cabeza.

Un ejercicio: Los diez pases.

Consiste en que dos equipos se enfrentan en un espacio delimitado, con el objetivo de mantener la posesión de la pelota durante el mayor tiempo posible sin que el otro equipo la toque, en función de la destreza de los participantes se puntuará según el número de pases (a más destreza más pases tendrán que dar para puntuar).



Este juego permite trabajar aspectos técnicos y tácticos concretos introduciendo variantes, pues siguiendo una estrategia global modificada podemos, por ejemplo, limitar los pases a sólo pases con el interior si queremos mejorar el pase corto, obligar a que el balón pase por lugares separados si queremos trabajar la amplitud de juego, y así multitud de diferentes variantes que posibilitan trabajar muchos aspectos partiendo de una misma lógica, un mismo espacio y un mismo grupo de jugadores.

TIPOS DE PASES

Pase a un compañero (corto, largo):


El pase exacto a los pies es recomendable a distancia corta. Los jugadores más avanzados apuntarán al perfil fuerte (pierna hábil) de su compañero. Cuando se pasa a un compañero que tiene marca, el balón debería dirigirse al pie que está más lejos del marcador. 


Pase a un espacio vacío:


El jugador sin el balón debe iniciar el pase haciendo una carrera al espacio libre. El transportador del balón tiene que mirar alrededor y mantener comunicación verbal para seguir los movimientos y avances de sus compañeros. 
El jugador que hace el pase debe tener presente la marcha y orientación del receptor elegido, y calcular y dirigir el pase de manera acorde. El momento correcto y la precisión son esenciales.

En realidad quien ordena el pase es el jugador que lo va a recibir y aprovechar. 
Saber ver el espacio libre a ocupar es una habilidad del lanzador.


Pases en Pared:
Los pases uno-dos o pases de pared son combinaciones en donde uno de los jugadores atacantes hace el pase a un compañero que se libera de la marca a un espacio libre. El jugador que recibe el balón lo tira con un toque al espacio en frente del primer atacante. Los pases de pared pueden a menudo desequilibrar a las defensas lentas. Las mejores oportunidades de pases de pared ocurren en el área grande, mientras el balón es jugado adentro y hacia fuera. La única forma de detener un pase de pared sería con una fuerte y cuidadosa marcación en donde cada defensor siga a su marca en vez de al balón. Estar junto al atacante, cuyo trabajo es hacer el centro a su compañero es otra forma de interrumpir esta jugada. Eso sin embargo requiere intuición, fortaleza, velocidad y sólo es posible cuando el primer pase es lento.

Doble pared: 
Estos tipos de combinaciones son lo mismos que los uno-dos, excepto que hay un pase extra. Note que todos los pases son hechos con un sólo toque.

Pases en Profundidad
:

Generalmente son los que causas más estragos en la defensa contraria. Los pases de profundidad se ejecutan por lo general sin un toque de preparación y requieren buena coordinación de tiempos y movimientos. El movimiento del balón lleva a la apertura de líneas de pase. Una defensa organizada se moverá como una sola unidad, de acuerdo al balón. Si se les da el tiempo adecuado, se ajustarán, siendo casi imposible superarlos con el balón. Sin embargo, si el balón es jugado a lo ancho de la formación defensiva, las oportunidades de pases de penetración van a surgir hasta que los oponentes se reacomoden. En la práctica, el movimiento del balón puede restringirse por la presión del contrario. Por lo tanto, nuestra atención no sólo debe estar en penetrar la defensa sino también en evitar la presión directa del contrario.
 
Los pases de profundidad son muy difíciles de desarrollar, especialmente de larga distancia, debido a la concentración del contrario. Entonces, con el objeto de que sean posibles los pases de profundidad, el balón debe centrarse horizontalmente en frente de la línea defensiva. 

Hay dos factores que debemos considerar –crear espacio en frente de la defensa contraria, o si ya lo hay, explotar ese espacio. La generación del espacio se puede hacer con un atacante falso que saca a su marcador de la jugada. En el mismo momento otro jugador recibe el balón y lanza un pase de profundidad, si la defensa contraria no ha adivinado la combinación. Aquí viene la parte complicada, que es leer la jugada que piensa hacer el otro atacante. En el momento que el distribuidor en la mitad del campo está por recibir el balón, los atacantes deben iniciar sus carreras de penetración. 

Pase en diagonal:
Rompe defensa en línea.

Pase hacia atrás: 
Generalmente rompe línea defensiva e incluso alienta un contraataque.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada